Alejandra Rosales es una Joven originaria del departamento de Olancho, municipio de San Francisco de la Paz. El negocio de sus sueños siempre fue tener una cafetería, y para lograrlo viajó a Estados Unidos: trabajó y ahorró dinero para hacer realidad su sueño.

La joven emprendedora, asegura que el proceso fue muy complicado, sin embargo, logró instalar el café físicamente en el año 2020, justamente cuando da inicio la pandemia COVID-19 en Honduras. Por tal razón, se encontró obligada a cerrar su establecimiento por las medidas de distanciamiento que aplicó el gobierno en dicho momento. Por ello, económicamente ella se vio muy afectada, dado que, como había adquirido deudas que ya no podía pagar.

Diferentes productos. Asimismo, utilizando el servicio de entregas a domicilio. Ella contaba con el dinero de sus prestaciones el cual le sirvió en ese momento para su inversión inicial, como capital semilla en su emprendimiento.

De inicio fue apoyada por sus familiares y amistades, los que se convirtieron en sus primeros clientes. Con el transcurso del tiempo fue adquiriendo nueva clientela, proceso que ha sido muy difícil, dado que, ella no tenía experiencia en el negocio y muchas veces se sintió desanimada porque no había ventas, pero entendió que todo es un proceso de aprendizaje en la vida.

Helen tiene fe en su emprendimiento, la joven no se ve nuevamente trabajando para la empresa privada, pues, el trabajo en línea tiene muchas ventajas, como: tener más tiempo para su familia, su casa, tiempo para seguir estudiando. Ella recalca que puede ser su propia jefa, ya que trabaja desde la comodidad de su hogar. Es por ello que tiene planes y metas a futuro: lograr captar mayor número de clientes, incluir en su página nuevos productos; siempre de belleza, y tendencia para poder expandirse en el mercado y tener un crecimiento empresarial.

Cabe mencionar que para esta joven al igual que para muchas mujeres ha sido un proceso difícil, pero le ha dejado muy buenas experiencias.